Células caseras

Una vez por semana, los creyentes se reúnen en grupos pequeños en diferentes casas y pasan un tiempo edificante juntos. Comparten e intercambian alrededor de la Palabra de Dios, oran los unos por los otros, se apoyan unos a otros, construyen lazos de amistad y tienen comunión fraternal los unos con los otros.
Todo esto contribuye positivamente al crecimiento de cada participante.

 

Pues allí donde dos o tres se reúnen en mi nombre, allí estoy yo en medio de ellos. Mateo 18.20