Los retiros espirituales

A lo largo del año, tiempos son regularmente apartados para buscar a Dios de una manera más intensiva. Nos vamos a un centro de alojamiento por 2, 3 o aún 5 días, donde pasamos momentos preciosos en alabanza, adoración, enseñanza, oración y confraternidad.

Esta busquedad intensa de su presencia permite a Dios hacer su obra en nuestras vidas y muchos experimentan sanidades tanto físicas como interiores, restauración de relaciones, transformación de vida… Cada participante vuelve a casa enriquecido y alentado.

 

El rey David dijo a Dios : « En tu presencia hay plenitud de gozo y delicias a tu diestra para siempre. Salmos 16.11